logo_gris_energia

¿Quiénes somos?

La energía de Melilla, desde siempre

Calidad

Nuestro compromiso de calidad es siempre lo primero

Atención al cliente presencial

Somos la única comercializadora que dispone de oficina de atención al cliente en Melilla

Compromiso

La confianza de nuestros clientes es la energía que nos mueve

El inicio de la producción de energía eléctrica en Melilla arranca en el año 1897, cuando la Junta de Arbitrios instaló la fábrica de energía eléctrica en la Ciudad, para suministrar a algunos puntos del alumbrado público.

En 1899, las autoridades locales, para poder atender la demanda de iluminación en la ciudad, concedieron el contrato de servicio eléctrico a José Gómez Alcalá, adquiriendo sin coste alguno el local donde se situaba hasta entonces la fábrica de energía, que hasta entonces había sido propiedad municipal.

Como consecuencia de esta concesión, se constituyó la sociedad Gómez Salama y Cía. trasladando la central eléctrica junto a la iglesia del Sagrado Corazón, siendo en marzo de 1903, que la sociedad Gómez Salama y Cía. cambió su denominación social, pasando a llamarse Sociedad Industrial del Norte de África (Industria Africana).

En 1913, Melilla sufrió apagones constantes, en la mayoría de las ocasiones debido a la falta de combustible, lo que ocasionó protestas de los habitantes de los barrios exteriores. A causa de los disturbios, Industria Africana se propuso realizar importantes reformas en sus instalaciones para mejorar el servicio.

En ese mismo año 1913, se constituyó una nueva empresa heredera de la fábrica de electricidad de Pedro Cobos Roa, para convertirse en la principal fuente de alumbrado tanto público como privado de la ciudad. La nueva compañía nació a partir de la fusión de dos empresas que ya existían (España Fábrica de Electricidad y de Hielo y Fábrica de Gas), denominándose Compañía Hispano-Marroquí de Gas y Electricidad.

La década de los años 20 fue una etapa de enorme crecimiento, tanto económico como de población. De esta forma surgió el Plan General de Ordenación Urbana que permitió a Compañía Hispano-Marroquí de Gas y Electricidad, llevar la luz a gran parte del Protectorado Español. Con la llegada de la Segunda República, aparece el Ayuntamiento de Melilla y es en 1932 cuando se comenzó a usar el acrónimo de GASELEC

Tras el final de la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial, la demanda de electricidad en Melilla había estado atendida por GASELEC, pero con duras restricciones de combustible, lo que llevó a que se pusieran en marcha novedosos sistemas para solventar la falta de combustible.  

Para poder atender las demandas de electricidad de la ciudad, en 1955 se implantó en Melilla, a petición de GASELEC, un segundo productor de energía eléctrica, cual fue la Empresa Nacional de Electricidad (ENESA).

En 1958 llegó a GASELEC un nuevo ingeniero, director y consejero, D. José Cabanillas Rojas, de la mano de BANESTO, que comenzó una renovación total de las instalaciones de producción, transporte, transformación y distribución de energía eléctrica en la Ciudad.

En 1963 el endeudamiento de GASELEC con Banesto finalizó, por lo que José Cabanillas Rojas propuso al Consejo de administración de la empresa, la adquisición de la mayoría del capital social de GASELEC, siendo así que lo adquirió.

Es en el año 1970, cuando ENESA se hizo cargo de la totalidad de la producción de la electricidad en Melilla, conservando GASELEC la distribución de la misma hasta la actualidad.  

En 2009, se produce la separación de actividades dentro del sector eléctrico, continuando GASELEC con la distribución, y asumiendo Gaselec Energía la comercialización de todos sus clientes, siendo a día de hoy la comercializadora de referencia en Melilla. 

Gaselec Energía nació como comercializadora de energía eléctrica, y actualizándose a los nuevos tiempos, amplía su actividad, ya que actualmente se constituye como la empresa especializada en movilidad sostenible del Grupo Gaselec.

La movilidad sostenible es una realidad en el panorama nacional, siendo Melilla una ciudad ideal por sus características y tamaño, para que el vehículo eléctrico sea cada vez más una realidad. En Gaselec Energía apostamos por un futuro sostenible y te lo ponemos fácil, siendo nuestro objetivo acercar el vehículo eléctrico a sus potenciales usuarios y conductores. 

Cuidarla es trabajo de todos

Política medioambiental